Prensa
Prensa
Descubre que estamos haciendo.
Cómo el lugar de trabajo impacta en la productividad de los colaboradores
los colaboradores que tienen fuerte sentido de pertenencia hacia la compañía para la que trabajan, son también los que más a gusto están con el ambiente donde se desenvuelven.

Durante años se pensó que para mejorar la eficiencia y la productividad de los colaboradores el entorno de trabajo debía ser diseñado según la tradición taylorista: espacios que posibilitaran el control y evitaran distracciones. Hoy se ha demostrado lo contrario: una oficina adaptada a las necesidades no solo de la organización sino también de las personas que la conforman impacta en la motivación, el compromiso y, en consecuencia, en el rendimiento de las personas.

De acuerdo al estudio global de Engagement realizado por Steelcase, los colaboradores que tienen fuerte sentido de pertenencia hacia la compañía para la que trabajan, son también los que más a gusto están con el ambiente donde se desenvuelven.

Pero esto va más allá de un escritorio o una silla, se refiere al diseño de espacios que respalden las necesidades físicas, cognitivas y emocionales de las personas, tomando en cuenta variables como la personalidad o las diferentes etapas emocionales por las que pasa un colaborador a lo largo del día.

Otros factores que se deben tener en cuenta en el lugar de trabajo son la iluminación y la acústica. Lo más recomendado son ambientes con abundante luz natural, preferiblemente con vistas al exterior. En cuanto a la acústica, una persona consume casi un 20% de su energía para concentrarse en un ambiente con ruido, lo ideal es que el colaborador tenga la posibilidad de aislarse acústicamente, y en donde la privacidad y el ruido de la oficina estén equilibrados.

Estar más de 8 horas en una oficina implica para el colaborador un esfuerzo adicional que se puede convertir para algunos en una mala idea, más que todo para las nuevas generaciones que se caracterizan por preferir espacios abiertos en los que puedan desarrollar sus talentos. Por eso utilizar espacios de coworking, más que ser una tendencia para las empresas, se ha convertido en una necesidad.

Se estima que un colombiano promedio pasa en el trabajo más de 2.190 horas en el año, esto posiciona a Colombia como el tercer país donde más horas se trabaja, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El 28% de los colombianos trabaja más de 50 horas semanales. En primer lugar, se encuentra Turquía con el 33.8%, en el segundo lugar México con el 29.5%.

En el país, cada vez es más común, que las empresas migren o transformen sus espacios tradicionales de trabajo a lugares que faciliten la colaboración y la innovación.

Para la firma Natalia Godoy, Consultores organizacionales, la clave está en lograr el equilibrio, brindando a los colaboradores alternativas que les permitan identificarse con el espacio de trabajo, integrarse con los demás e incentivar la cultura de la colaboración para hacer crecer las ideas.

Mientras más cómodos se sientan los colaboradores dentro de sus espacios de trabajo tengan acceso a más herramientas que les facilite su día a día, más probable es que se sientan comprometidos con la empresa y esto se vea reflejado en mayor productividad

En el diseño de los espacios de trabajo, es importante tener en cuenta la cultura de la compañía, la naturaleza de los roles, ya que no todos se adaptan a un modelo colaborativo.

Por ejemplo, un colaborador enfocado en la atención al cliente o al desarrollo de una propuesta de un nuevo negocio, no requiere el mismo espacio que una persona que está haciendo un reporte financiero. A lo mejor la persona encargada de desarrollar las propuestas requiera un lugar que le permita estar en contacto con sus compañeros para generar nuevas ideas, mientras que el financiero requiere un mayor nivel de concentración y lo ideal para realizar dicha actividad, sea un espacio alejado del ruido.

Es aquí donde el tema de los espacios se vuelve fundamental, donde las personas cuenten con las condiciones necesarias para cumplir sus tareas, de lo contrario, lo más probable es que éstas no salgan en tiempo, situación que impacta de manera directa su productividad y por tanto las metas de la compañía.

Lograr que los colaboradores se sientan más cómodos, que trabajen a gusto y no por obligación es fundamental para generar el engagement que se requiere para hacer de las empresas los mejores lugares para trabajar, esto por supuesto se verá reflejado en una mayor productividad y en el crecimiento de la compañía. En este escenario, el espacio de trabajo se revela como una herramienta de gestión cada vez más importante para contar con un equipo motivado y comprometido.

Comunicaciones

comunicaciones@consultoresorg.com

Tel: (571) 6194616

Dir: Calle 123 No. 7-07 Ofc 207- 304, Bogotá-Colombia.